Colección de cerámica de Talavera pintada a mano.
Diseño de Irma Álvarez-Laviada para Reliquiae New Interiors.

El pasado 26 de septiembre el Museo Reina Sofía clausuró la exposición “Campo cerrado. Arte y poder en la postguerra Española, 1939 – 1953”. La muestra supuso una excelente oportunidad para observar el contraste entre la vocación solemne del discurso oficial y la realidad de un país asolado y políticamente aislado.

Sin duda, desde nuestro punto de vista, la cuestión más relevante de entre todas las que la muestra abordó con enorme riqueza y exactitud ha sido la resilencia cultural de lo moderno frente a la retórica oficial. Este fenómeno termino con la sobreposición de la modernidad y su consiguiente apropiación por parte de unas instituciones deseosas de transformar su propia imagen.

Entre otros muchos referentes ponemos nuestro objetivo en la figura de Eugenio D’Ors, uno de los personajes más poliédricos, controvertidos y reseñables de la cultura contemporánea española, precursor de una apertura cultural que se consagraría a mediados de los años 50.

Son muchas las referencias que en el mundo de la arquitectura, la gráfica, la literatura o el cine encontramos en esta lucha por alcanzar la modernidad enormemente respetuosa con la tradición cultural española y quizás por ello hemos querido estudiar con interés los detalles de esta maravillosa exposición.